Su carácter diplomático, firme y exhaustivo da equilibrio en el trabajo del día a día. Es meticulosa y rigurosa en sus funciones siendo su papel fundamental en la clínica, ya que colabora de manera paralela con la dentista, realizando tareas como revisiones, limpiezas, radiografías y tratamientos periodontales. Gracias a ella, niños y mayores entienden la importancia del cuidado diario de los dientes y encías.