Incansable, luchadora, activa y vital, es la “gasolina” que aviva al personal en el trabajo cotidiano. Entre alguna de las funciones que desarrolla está el trato cercano con el paciente a la hora de explicar tratamientos. Realiza limpiezas y tratamientos periodontales, pulidos de obturaciones, atiende a pacientes pequeños y grandes ayudando en todo lo posible dentro y fuera del gabinete dental.